domingo, 9 de octubre de 2016

Cómo NO hacer amigos.

¡Hola holita, Miguelitos!

¿Qué tal os está tratando el mes de Octubre? Nosotras estamos comenzando a ser responsables (o todo lo responsables que los irresponsables como nosotras podemos ser sin crear un agujero de gusano que haga que el mundo haga PUM y se convierta en Chocapic) y lo cierto es que no mola nada. ¡Pero nada de nada! El mundo era maravilloso cuando no había responsabilidad más allá de no ahogarte en la piscina o no morder pulpos en la playa... (No recomiendo morder pulpos en la playa. Ahí lo dejo) (Yo directamente no recomiendo morder pulpos vivos).
Pero en fin, así es el mundo: frío e inhóspito. Cruel y malvado. Exige responsabilidad. Maldito mundo, maldita sociedad. Arg.

El caso es que como ha entrado en nuestras vidas de nuevo la indeseada responsabilidad hemos tenido que volver a clase. No juntas, por desgracia (¡Echo mucho de menos a Marina! Me frustro porque cuando se me ocurren chorradas en clase y me giro para contárselas ella no está y en cambio me encuentro con la cara de algún pandorco que me mira asombrado. ¡QUIERO QUE VUELVA MARINA!) (Yo también la echo de menos, no me sienta bien no verla todos los días. ¡Camino! ¡No te vayas! ¡Vuelve a mi!) ya que nuestras vidas han tomado, al menos este año, caminos separados, lo que implica que tenemos que ser sociables, UGH. Relacionarnos, UGH. Con gente, UGH. ¡Gente! Lo que viene siendo hacer nuevos amigos, algo que en la infancia era tan fácil como sobornar a los demás niños con caramelos para que jugaran contigo (Yo era de las que preferían quedarse solas y comerse todos los caramelos) pero que ahora se ha convertido en una ardua tarea sólo apta para los más valientes y preparados.


Y como siempre es más sencillo saber qué no se debe hacer en vez de lo que sí hay que hacer... aquí os lo traemos. Cómo NO hacer amigos

Hay que tener en cuenta que no hacer amigos es relativamente sencillo o al menos mucho más sencillo que hacerlos. Técnicamente todo iría bien si os quedáis en un rincón apartado del mundo y siseais a la gente que se os acerca a menos de la segura distancia de diez metros, algo que tiende alejar al mundo, cosa maravillosa para la persona que no desea interaccionar. Pero a veces resulta que hay gente que no pilla las indirectas y a pesar de todo quiere hablar, saltar y reír en contra de vuestra voluntad, y también es verdad que según estudios sociológicos el ser humano es un ser social que desea, a pesar de los momentos necesarios de soledad, establecer relaciones e interacciones con otros humanos (No estoy muy segura de que esos científicos hayan investigado con ganas) (Para que nos vamos a engañar, la única razón por la que queremos hacer amigos es para que no nos toque hacer los trabajos grupales con un grupo de desconocidos). Y lo que pasa es que a veces no sabemos cómo hacer... Es para eso para lo que hemos elaborado esta lista, para conocer lo que no se debe de hacer cuando conoces a alguien nuevo y quieres ser su super amigo.
¿Preparados para los conocimientos ancestrales y contrastados de las Migueles? ¡Atentos que traen efectos especiales de los caros, ni pestañeéis!

-No sisearles cual serpiente enfadada.

-No lamerles la cara como si fueran un helado.


-No entrar en clase sonriendo de oreja a oreja y gritando "BUENOS DÍAS, PRINCESA, HE SOÑADO TODA LA NOCHE CONTIGO" para después guiñar un ojo al aire.

-No guiñar el ojo a nadie. NADIE.


-No decirles que huelen al asilo de tu abuelo. (Yo una vez lo hice. No les sentó bien).

-No hablarles acerca de lo que huelen. 

-Mejor todavía... No olerles (o al menos no olerles de forma muy cantosa). (He de decir que yo lo he hecho. Oler a la gente, digo).


-No usar con ellos ninguna de las frases de "LAS MEJORES FRASES DE RECHAZO DE TODOS LOS TIEMPOS".

-Evitar exclamar "¡Quita, bicho!" cuando os deis la mano/dos besos en la presentación.

-No mirarles fijamente semiescondido tras una mesa.

-No mirarles fijamente.

-No reirse de forma excesivamente psicótica. (Solo si es excesivamente, si no, si es de forma moderadamente psicótica podéis sin problema).


-No hablarles de tus deposiciones en la primera quedada. (Ni las siguientes, ya si nos ponemos).

-No cortarte las uñas en sus caras.

-No sonreírles de forma lasciva cual duendecillo libidinoso. (Yo lo hago y me da igual que no me quieran, me lo paso demasiado bien).
A mí me sale muchísimo mejor que a este aficionado, pero por conservar la escasa dignidad que me queda...
La especialidad de Camino, así me sedujo.
-No eructarles en la cara (guárdalo para cuando tengáis confianza). (Así me sedujo Marina) (Es mi forma de demostrar amor).

-No hablarles como si fueras un señor. A no ser que seáis un señor. (Y os advierto que ser un señor es difícil. Hay que tener un buen sombrero, saber andar con bastón y conseguir que el monóculo no se te caiga).

-No te comportes como un snob.

-No te saques los mocos y los pegues debajo de la mesa SI ELLOS PUEDEN VERTE.


-No te hurgues en la oreja para después hacer una pelotilla con lo que encuentres y lanzarla felizmente al aire.

-Trata de no ponerte bizco mientras te hablan de algo. Déjalo para cuando os conozcáis más.

-No despiojarles. (Fundamental para una buena convivencia. Que a los monos les funcione no quiere decir que a los humanos también).

-No pellizcarles de los mofletes para después decir "¿Quién es un niño bonito, eh? ¿Quién?".


-No les cantéis una serenata. (Se pierden hermosas costumbres decimonónicas, pero no vamos a ser nosotras quienes vayamos en contra del progreso).

-No te comas un plátano mirándoles a los ojos. (Seréis libidinosos...).

-No te des azotes en el culo delante de ellos. Puede incomodarles. (Si les guiñas un ojo mientras lo haces ya ni te cuento).

-No les persigas con una motosierra encendida por los pasillos. (Esto además de favorecer una buena relación y convivencia evita que te amonesten por escándalo publico e intento de asesinato colectivo, que siempre viene bien).

-No te asomes por las rendijas del baño cuando ellos estén dentro.


-No te escondas tras tus manos al grito de "Si no lo veo no es ilegal".

-No les tires tu ropa sucia y les preguntes luego si creen que están para lavar.

-No les cantes eso de "Un apretón de maanos loo primeeero" mientras sacudes su mano de forma excesivamente entusiasta.  (En realidad yo amaría que alguien se me presentara con esta referencia a Alicia en el País de las Maravillas, pero estas recomendaciones son para la gente normal). 

-No acariciarles la cabeza suavemente cuando están en el baño. (Tampoco puedes susurrarles "Ssshh, ya pasó, ya pasó").

-No les digas cuánto tiempo llevas sin ducharte. (Queda feo y pueden juzgarte).

-No les insinúes que necesitan una ducha.

-No les tires un desodorante a la cara mientras les gritas "LÁVATE, GUARRO".

Y menos haciendo esto.
Oh, joder, cómo me gustaría saber hacer eso.
Si yo supiera hacerlo creo que me ganaría la vida de otra manera.
-No ponerles la mano en la cara y decirles a continuación "Ssshhh, tranquilo, mami está aquí".

-No masticar ruidosamente y con la boca abierta en su cara y luego decir "No quiero hacer esto incómodo para ninguno de los dos".

-No salir huyendo al grito de "¡Troll en las mazmorras!" cuando te lo presenten.


-Trata de no escupirles en la cara. (Pero solo trata, ¿eh? Entendemos que hay veces que no se puede evitar). 

-No meterles el dedo en la nariz y quitarles un moco alegremente. (Aunque el moco te lo pida. Resiste).

-No hablarles de los juanetes de tu abuela.

-No decirles que se parecen a los juanetes de tu abuela. Aunque realmente se parezcan a ellos. (Posiblemente si al presentarte al susodicho lo primero que te viene a la cabeza son los juanetes de tu abuela es porque se parece a ellos).

-No les preguntes "¿Te gusta el sadomaso?" mientras te relames en su cara.


-No les preguntes si puedes comerte su comida.

-No te comas su comida. (... o al menos hazlo cuando se vayan al baño. ¡Aprovecha y róbasela!).

-Cuando te lo presenten no les pongas una bolsa en la cabeza y digas "Así mejor. Encantada".

-No les grites "TENGO EL SIDA MOTEAAADO" sin que venga a cuento. (Y aunque venga a cuento tampoco. Suele generar bucles interminables).

Y hasta aquí todo el pescado vendido (Nunca he entendido esta frase aplicada a cualquier cosa que no sea el mercado, ¡ni que estuviéramos en una pescadería!). Habría más, por supuesto, estas cosas son infinitas, pero hemos intentado cubrir todas las posibles y las más importantes. Ahora es vuestro turno. Decidnos, ¿qué cosas habéis hecho al conocer a alguien que no deberíais haber hecho? ¿Qué más añadiríais a esta lista? ¿De qué formas incoherentes se os han presentado? ¡No seais tímidos! ¡Hablad! Queremos conocer vuestras experiencias. Y reírnos con ellas.

Con mucho amor y brillis brillis
Camino y Marina

1 comentario:

  1. Con brillis, brillis!!

    ¡¡HOLA, LOCUELAS!!

    Madre mía, no había caído en que ya no estáis juntas en clase. ¡¡ QUE RARO SE ME HACE ESO,!!! " Podrán separaros pero jamás podrán romperos!!! " ( Se me fue la olla)
    Y solo llevo unos minutos en el blog... XD

    Hacer amigos se me da fatal... y encima estando en bachiller a distancia más que se me va a dar fatal.. :/
    Así que os comprendo y os doy muchos ánimos para que no tengáis que hacer trabajos de clase con desconodidos xD

    Lo de tirarme eructos en la cara no lo he hecho, pero algún pedo accidental...sí ><

    No puedo con ese gif de los pechotes...es demasiado para mi xD

    Pues voy a seguir esos consejos para tener más dignidad y no quedarme más sola que la una, que la isla es muy pequeña y los veo a todos arinconados a lo : No...esa no...esa da miedo. Mavy mala.

    Un besito, chicas!!
    Mavy.

    ResponderEliminar

¡Adelante, no seas tímido, comenta, por favor! Al fin y al cabo vuestros comentarios son los que le dan vida al blog... (Y a nosotras nos hacen muy felices. En serio, nos emocionamos mucho).

Eso sí, y quien avisa no es traidor: si el comentario es simple SPAM o demuestra que no habéis leído la entrada (y lo sabemos, siempre lo sabemos) recibiréis una sorpresa. No es nada malo, tranquilos. Pero recordad… Los Migueles siempre nos enteramos de todo.

¡Gracias y muchos brillis brillis para vosotros!